La Mentalidad de los padres | Padres Extraordinarios
La Mentalidad de los padres para el éxito en la crianza

La Mentalidad de los padres para el éxito en la crianza

Hay muchas claves para el éxito de la crianza de los hijos, pero a menudo el enfoque está puesto demasiado en cambiar a los niños y no presta atención a las creencias esenciales de los padres que impulsan las decisiones sobre la crianza de los hijos. 

Sin prestar atención a los pensamientos y creencias contenidos en la mentalidad de los padres, todos los esfuerzos a largo plazo fracasarán.

Recientemente, trabajé con padres que tenían un niño que comía muy mal. Fue un desastre. Un verdadero desastre. ¿Por qué? Porque no pude hacer que ajustaran su mentalidad lo suficiente como para salir del miedo y del control, y entrar en el mundo donde sus acciones podrían enseñar.

Por lo tanto, comprender que la perspectiva ... la mentalidad de los padres acerca de la crianza de los hijos es el primer paso y más importante que debes abordar. 

No deseas participar en un programa de crianza de los hijos, sin verificar primero si tu enfoque lo hace realidad. Por realidad, quiero decir que tus elecciones de crianza son consistentes con la forma en que los niños aprenden.

Vamos a hacer un breve resumen de esto. Realmente quiero que reconozcas que cada uno de estos temas que se analizan a continuación pueden consumir una o dos horas, pero te ofrezco estas pautas para intentar poner en marcha tu mentalidad de modo que puedas seguir fácilmente las pautas ofrecidas en este sitio y comenzar a tener resultados.

Si estás luchando de alguna manera, el primer paso más importante es encontrar la manera de ...

1. Renunciar al pasado.

Deja ir tu frustración por lo que ha sucedido en el pasado. No sigas recordando a tus hijos lo que pasó el año pasado en la escuela. Esto socava su éxito de innumerables maneras. Solo dejalo ir

¿Es más fácil decirlo que hacerlo? "¡Sí, por supuesto!"

¿Es crítico para tu éxito? "¡ABSOLUTAMENTE!"

Cuando liberas el pasado, te libera para tratar solo este momento ... no las otras 324 veces que has tenido este argumento. No tienes que mencionar todos los momentos dolorosos y frustrantes del pasado. De hecho, cuando lo haces, te ciegas a este momento, al momento presente. En realidad, estás en una situación en la que estás tratando emocionalmente de manejar docenas de recuerdos emocionales, y esto te puede abrumar rápidamente.

Cuando se trata solo de este momento, libre del pasado, entonces comienza a responder a lo que está sucediendo ahora con un enfoque racional y razonado. Si el pasado sigue llegando al presente, siempre te verás abrumado por la más simple de las luchas.

Este es a veces uno de los temas más importantes a tratar. A muchos de nosotros nos resulta muy difícil hacer esto. Seguimos encontrándonos atrapados en “historias” en nuestra cabeza sobre nuestros hijos. Incluso podemos comenzar a disgustar a nuestros hijos y mantener nuestras relaciones cargadas de ira y resentimiento.

Esto no es saludable. No te permitirá encontrar la paz. No te permitirá encontrar una solución para padres ... porque las reacciones emocionales siempre superarán las estrategias que intentas implementar.

Si te encuentras en un lugar donde luchas por ser emocionalmente reactivo ... entonces puedes considerar el COACHING PARA PADRES, ya que esta es una opción para abordar los pensamientos y creencias subyacentes que causan esto. Otra opción es encontrar un buen terapeuta familiar. Una tercera opción es considerar uno de mis productos diseñados para ayudarte a dejar de lado algunos de los pensamientos y emociones que hacen surgir el pasado.

Por ahora, sin embargo, es importante comenzar a darte cuenta simplemente de que tu historia sobre el pasado ... no importa lo fea que sea ... esa historia no puede servirte a ti ni a su hijo. No es buena estrategia para la mentalidad de los padres.

En su lugar te invito a ...

2. Enfocarte exclusivamente en lo que quieres.

Desarrolla una visión clara de cómo quieres que funcione tu familia y un claro sentido de los hábitos que promoverán el éxito. Aprende lo que necesitas hacer para desarrollar y promover estos hábitos. Concéntrate en cómo producirás el éxito. Aclara los principios y ensáyalos una y otra vez. 

Recuerda: aquello en lo que te centres aparecerá en tu vida. Si te enfocas en los fallos y deficiencias de tus hijos, los fallos aumentarán. Si te enfocas en su éxito, encontrarás maneras de nutrir eso.

Esto comienza inmediatamente el proceso en que pones tu energía en lo que quieres ... en lugar de poner tu energía en lo que no quieres (es decir, en los problemas del pasado). También tiene un efecto notable en tu cerebro, que lo prepara para comenzar a asimilar información e ideas que te brindarán más y más de lo que deseas.

3. Sé paciente: lleva tiempo nutrir los hábitos de éxito.

En la mentalidad de los padres, establecer un nuevo hábito toma un tiempo, tanto para ti como para tu hijo. Prepárate para una curva de aprendizaje de seis a ocho semanas. A veces un poco menos ... y otras un poco más. Durante ese tiempo, sigue de manera constante e implacable con los nuevos principios que estás implementando.

¿Cuánto tiempo tarda en crecer un césped nuevo? Tarda unas pocas semanas, y toma un poco de esfuerzo extra durante esas semanas iniciales ... ¿verdad? Es lo mismo aquí: debes aceptar (solo si deseas que las cosas mejoren) que la creación de patrones nuevos y saludables lleva algunas semanas.

¿Es esto cierto en cada situación? ¡NO!

Si vas de la mano con un profesional, la curva de aprendizaje se acortará ostensiblemente.

Sin embargo, al crear un patrón de comportamiento responsable a largo plazo, es mejor que te prepares para ser paciente. Es de esperar que se tarde algunas semanas o si no, estás destinado a rendirte mientras que las semillas del éxito están empezando a brotar. 

Por favor se paciente y persistente mientras sigues con este plan. Son virtudes de una buena mentalidad de los padres.

El siguiente paso es ...

4. Permitir el aprendizaje y eso conlleva éxitos y fracasos.

Esto es muy difícil para los padres. Por un deseo bien intencionado de limitar las luchas de sus hijos, tratan de protegerlos del fracaso. Al hacer esto, están criando niños que están mal preparados para manejar las demandas de la vida. 

Obviamente, si haces su tarea por ellos realmente no los estás ayudando. Pero hay muchas otras formas sutiles en las que puedes asumir tareas que pertenecen a tus hijos, cuando realmente solo quieres protegerlos del fracaso.

Considéralo de esta manera. Tus hijos necesitan desarrollar ciertos “músculos” para prepararlos para la vida. Tienen músculos sociales, músculos emocionales y músculos intelectuales que deben ser trabajados. Si los proteges de usar esos músculos cuando sus cuerpos están diseñados para desarrollar esos músculos, ¿cómo puede fortalecerse el músculo?

Esta es una buena regla general: si estás trabajando más duro que ellos para su éxito, se dirigen hacia el fracaso. La idea no es promover el fracaso de tus hijos. Es simplemente permitirles experimentar las consecuencias de sus acciones. 

Si tu hijo olvidó su guante de portero de fútbol, deja que se lo explique al entrenador. Si tu hija se olvida de llevar la tareas a casa, déjale saber qué hacer al respecto y sufra las consecuencias si no hace nada. 

Cae en la cuenta: si proteges a tus hijos de las consecuencias, los perjudicarás de por vida. 

La mentalidad de los padres extraordinarios contempla el aprendizaje constante.

Siguiente…

5. No sermonees. Permite que las consecuencias enseñen.

¿Por qué menciono esto bajo la mentalidad de los padres? Debido a que es esencial para cada solución de crianza de los hijos, debes tener en claro los efectos perjudiciales de las charlas y los intentos repetidos de decir lo mismo una y otra vez. Puedes convertirte rápidamente en ruido de fondo ... y realmente no quieres eso ... ¿verdad?

Los sermones y discusiones sobre experiencias de la vida rara vez hacen una diferencia en el desarrollo de hábitos saludables. Esto es cierto tanto para adultos como para niños. ¿Cuándo fue la última vez que hablaste con un amigo acerca de perder peso e inmediatamente comenzaste a hacer ejercicio y comer menos? ¿Cuándo fue la última vez que hablaste con un amigo acerca de tu hábito de dilación y al día siguiente cambió tu vida? 

Simplemente no sucede.

Tampoco pasa con los niños. Como padres, nuestro trabajo es establecer una estructura y una rutina en la que las consecuencias enseñen de manera gradual y suave las lecciones que se convierten en hábitos de éxito. A medida que avances con este enfoque, tus hijos experimentarán fracasos. Estas son lecciones esenciales. Sin estas experiencias, tus hijos no están preparados para enfrentar la realidad. 

No esperes que las cosas sucedan por arte de magia.

Hablando de magia, realmente comienza cuando ...

6. Renuncia a la necesidad de controlar el comportamiento de tu hijo.

Si exiges que tus hijos hagan sus tareas, tarde o temprano terminarás en una lucha de poder con ellos. Un mejor enfoque es renunciar a tu necesidad de controlar su comportamiento y concentrarte en las áreas en las que realmente tienes control. 

Puedes controlar muchos aspectos del entorno de tus hijos y las consecuencias que experimentan. Al mismo tiempo, puedes comenzar a implementar las estrategias que enseñarán a sus hijos a auto motivarse y autodirigirse.

En realidad, generalmente es una pérdida de tiempo (a largo plazo) gastar energía intentando usar palabras para controlar las elecciones de tu hijo. Controlar el lenguaje suena como:

  • Detén eso ahora.
  • Haz tus deberes ahora.
  • Escúchame. Recoges tu habitación.
  • Deja de jugar ese juego.
  • Guarda eso.

Estoy seguro de que todo el mundo hace esto de vez en cuando. Yo también lo hice. Sin embargo, cuando encuentro que los padres utilizan con frecuencia este lenguaje orientado al control, generalmente es una señal de que las cosas se están deteriorando.

¿A quién le gusta que le digan qué hacer? A ti seguro que no. A mí tampoco

Así que a tus hijos, ya te digo yo que tampoco.

Además, simplemente no estás en armonía con la realidad. Simplemente no controlas a tus hijos.

Tienes influencia. No tienes control. Esa es la realidad.

Cuando eres padre dentro de la realidad, entonces puedes maximizar tu habilidad para enseñar. 

Finalmente, sin embargo, la vida es un juego de acción. Así que debes ...

7.Prepararte, prepararte y prepararte.

Si tus hijos se han salido de una rutina saludable, o nunca han conocido una, y quieres encaminarlos, es esencial que te prepares. Esta preparación incluye examinar la mentalidad de los padres, considerar cuidadosamente los principios discutidos anteriormente y seguir con las estrategias que encuentres en este sitio web. 

Si utilizas constantemente estos principios y estrategias, ayudarás a tu hijo a desarrollar los hábitos de éxito.

Por eso un gran mentalidad de los padres es PRIMORDIAL.

Nacho Fernandez

Coach y Trainer en Programación Neuro Lingüística (PNL) Ayudo a los papas y mamas a llegar a ser Padres Extraordinarios para que puedan enseñar a sus hijos a sentirse realizados en la vida.

Deja tu comentario

Me gustaría saber tu opinión:

Responsable » Lidis Espinoza Trejo
Finalidad » Gestionar los comentarios
Legitimación » tu consentimiento (que estás de acuerdo)
Destinatarios » los datos que me facilitas estarán ubicados en los servidores de SiteGround España (proveedor de hosting de PADRESEXTRAORDINARIOS) dentro de la UE . Ver política de privacidad de Site Ground (https://www.siteground.es/privacidad.htm)
Derechos » por supuesto tienes derecho, entre otros, a acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos.