Ser padres: lidiando con la culpabilidad | Padres Extraordinarios
Ser padres. Lidiando con la culpabilidad

Ser padres: lidiando con la culpabilidad

Seamos realistas, la maternidad y la culpa van de la mano.

Las madres probablemente nunca tuvieron estos sentimientos con tanta intensidad antes de tener hijos. No solo tienden a sentirse culpables cuando podría haber razones para hacerlo, sino que también se sienten culpables cuando la situación no tiene absolutamente nada que ver con ellas.

¿Porqué es eso? Las chicas tienden a ser más sociables que los chicos. Donde los chicos se persiguen y juegan con palos, las chicas se acurrucan en la esquina charlando. Las niñas quieren ser queridas, quieren ser populares y quieren ser útiles y de apoyo. Se convierten en madres cariñosas y amorosas que harían cualquier cosa por sus hijos, amigos y familiares.

No es que los hombres no lo hagan, por supuesto que quieren hacer estas cosas, pero desde el momento en que todos vivíamos en cuevas, las mujeres han sido programadas para criar y los hombres han sido programados para cazar y proteger, por lo que la crianza generalmente no viene “programada” tan fácilmente para ellos ni es la primera respuesta.

Tan pronto como no podemos hacer algo o sentir que nos hemos quedado sin expectativas, nos sentimos culpables. Elegimos sentirnos culpables, en términos de PNL. Según la PNL podemos elegir cómo nos sentimos. Este puede ser un concepto bastante difícil de entender y de abordar al principio. Sin embargo, lo que significa es que si bien puede justificarse sentirse culpable si no hemos actuado de acuerdo con nuestros valores, no tenemos que elegir sentirnos culpables por todo.

Vamos a “cerrar la brecha

Cuando estás a punto de “elegir” un sentimiento de culpabilidad:

DETENTE

Piensa: ¿Es esto realmente mi culpa?

¿Lo hice yo?

¿Era mi responsabilidad hacerlo?

Si las respuestas son "NO", elije otro sentimiento. Elije en su lugar, tal vez, una respuesta comprensiva o una sugerencia útil.

Si las respuestas son "SÍ", discúlpate, aprende de ello y sigue adelante, porque aferrarte a la culpa puede ser muy limitante.

La culpa nos pone en contacto con nuestros sentimientos y sirve un propósito de esa manera. Puede ayudarnos a establecer prioridades porque es una "llamada de atención" de que estamos haciendo demasiado cuando deberíamos concentrarnos y ser más conscientes de nuestras responsabilidades.

Si tu culpabilidad puede abordarse asumiendo menos, trabajando menos y cambiando un comportamiento, entonces ha servido para un propósito útil. ¿No crees?.

Si no hay o no hubo nada que pudieras haber hecho de manera diferente para evitar la situación que te ha hecho sentir culpable, entonces esto es arrepentimiento en lugar de culpa.

La peor culpa es probablemente asociada con aquellos por los que nos sentimos más responsables, como los bebés y los niños pequeños. Los niños pequeños frecuentemente tienen accidentes porque corren sin mirar hacia dónde van, escalan más alto de lo que es seguro y no tienen miedo porque aún piensan que el mundo es un lugar seguro.

Nuestro trabajo es asegurarnos de que su mundo sea lo más seguro posible, por ejemplo, utilizando puertas para escaleras para protegerlos de las escaleras y la cocina, asegurar que las puertas del jardín estén cerradas con llave y que las ventanas no queden abiertas, etc.

Tratamos de observarlos todo el tiempo y, por supuesto, en algunas situaciones, como cerca del agua, es esencial que se los vigile todo el tiempo. Pero los accidentes pueden ocurrir en segundos y pueden ser completamente imposibles de prever.

Responsabilidad como padres ¿Culpa?

Los padres se sienten culpables porque son responsables de la seguridad de sus hijos pequeños, pero en lugar de dejar que la culpa les supere por completo, es mejor que se centren en la solución y aprendan de la experiencia.

Muchos padres se sienten culpables por el tiempo o el dinero que no pueden gastar en sus hijos debido al trabajo u otras presiones.

Si eres de estos últimos y no puedes cambiar esto, acepta la situación con arrepentimiento y aprovecha al máximo el tiempo disponible. Aunque el término "tiempo de calidad" se ha vuelto más bien trillado, todos reconocemos lo que eso significa y queremos disfrutar del tiempo con nuestros niños haciendo algo divertido que valorarán.

A los niños les encanta tener nuevos juguetes, videojuegos y ropa, pero esto no coincide con el valor del tiempo con ellos; Por lo general, es solo una “terapia de distracción” para nuestros sentimientos de culpa.

Los niños necesitan límites y deben tener límites en dinero, regalos y comportamiento. No es necesario sentirse culpable por establecer límites y ser un buen padre, todo lo contrario. Si explicas los límites y las reglas y por qué se han establecido, esto les deja claro qué se espera de ellos y qué pueden esperar de ti.

Esto también hace que sea más fácil aceptar reglas y límites cuando comienzan la escuela, y comportarse y hablar con otros adultos de una manera aceptable. La culpa tiende a ocurrir cuando las personas sienten que no han cumplido con las expectativas de otras personas.

Cuando dejas de lado la culpa, puedes ser un padre más relajado.

La culpa por trabajar o no trabajar puede parecer insoportable porque no importa lo que elijamos, sentimos que podemos hacerlo mejor. No tenemos la libertad de tomar nuestras propias elecciones debido a otros factores que están fuera de nuestro control, como el costo de la vida y el cuidado de los niños, la falta de oportunidades de trabajo a tiempo parcial bien remuneradas, etc. Sin embargo, esto es arrepentimiento, no culpa, porque no tenemos la responsabilidad ni el control sobre estos aspectos de nuestra vida.

A medida que los niños crecen, se vuelve más importante que los padres ejemplifiquen la independencia, la buena ética de trabajo, la gestión del presupuesto y cómo manejar la toma de decisiones, por lo que involucrarlos en estas decisiones les ayuda a crecer en madurez y a respetar sus elecciones.

La vida se trata de equilibrar lo que se debe hacer y lo que se quiere hacer, y cómo demostrarlo mejor a los niños que con tu propio ejemplo.

Tienes tus propias necesidades como individuo y cuando pueden ver cómo las equilibras con tus responsabilidades como padre/madre y sus demandas financieras, pueden aplicar esto a presiones en momentos difíciles, como exámenes y trabajo.

Confía en las decisiones que tomas y comunícalas para que los demás te comprendan y te apoyen.

No hay razón para sentirse culpable.

Estás tomando las mejores decisiones que puedes para tu familia.

Nacho Fernandez

Coach y Trainer en Programación Neuro Lingüística (PNL) Ayudo a los papas y mamas a llegar a ser Padres Extraordinarios para que puedan enseñar a sus hijos a sentirse realizados en la vida.

Deja tu comentario

Me gustaría saber tu opinión:

Responsable » Lidis Espinoza Trejo
Finalidad » Gestionar los comentarios
Legitimación » tu consentimiento (que estás de acuerdo)
Destinatarios » los datos que me facilitas estarán ubicados en los servidores de SiteGround España (proveedor de hosting de PADRESEXTRAORDINARIOS) dentro de la UE . Ver política de privacidad de Site Ground (https://www.siteground.es/privacidad.htm)
Derechos » por supuesto tienes derecho, entre otros, a acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos.